Exitoso seguimiento de puma a través de collar satelital entrega resultados de su recorrido y conductas durante monitoreo de un año

23/06/2020

El felino nativo rescatado en la localidad de Chicureo, en la comuna de Colina, hace un año, entregó información relevante para el conocimiento de sus caracterísiticas, que permitirán el avance nacional hacia la conservación de la biodiversidad y el entendimiento de la convivencia humana con ésta.

En febrero del 2019, un puma macho subadulto fue encontrado en el sector de Chicureo y capturado por profesionales del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG). Pocas semanas antes, el mismo equipo del SAG había capturado otro puma subadulto en Lo Barnechea. Durante los últimos años, ha aumentado el número de avistamientos de pumas en sectores habitados por seres humanos, situación que se ha evidenciado en las últimas semanas con visitas de estos felinos nativos en comunas del sector nororiente de la capital, como Providencia y Ñuñoa, sector norte en Chicureo y recientemente en Colina.

Las causas son, probablemente, múltiples, tales como: una prolongada sequía que ha disminuido la disponibilidad de agua empujando a las presas del puma hacia la ciudad; desarrollo de proyectos inmobiliarios en sectores silvestres precordilleranos; reducción del hábitat natural y su degradación por la falta de agua y olas de calor, también asociados al cambio climático. En este contexto, se hace relevante estudiar y conocer los patrones de desplazamiento de los pumas, para comprender mejor cómo ocupan el territorio en respuesta a los factores de estrés antes descritos.

Con este fin, el Proyecto GEF Corredores Biológicos de Montaña, del Ministerio del Medio Ambiente, colabora con el SAG en una iniciativa inédita en la Región Metropolitana: La creación de una red de monitoreo de carnívoros silvestres, en el marco del desarrollo de la expresión regional del Sistema de Información y Monitoreo de Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos (SIMBIO), donando al SAG un radio collar para el puma capturado.

“Gracias a la utilización del radio collar en el puma capturado en Chicureo, en febrero del año pasado, se ha generado información relevante para estudios científicos del SIMBIO. En total, se ha monitoreado durante un poco más de un año a este puma, con información satelital transmitida cuatro veces al día, permitiendo conocer sus movimientos a lo largo de las cuatro estaciones del año”, explica Juan José Donoso, director del Proyecto GEF Montaña, y jefe de la División de Recursos Naturales y Biodiversidad del Ministerio del Medio Ambiente.

“El puma es una especie benéfica para la mantención del equilibrio de los ecosistemas naturales y por tanto es una especie protegida por la Ley de caza (N ° 19.473). Por ello, es muy importante poder entender su comportamiento en el ecosistema que forma parte, para así poder ayudar de mejor forma a su protección y conservación como especie protegida”, afirma Marcelo Giagnoni, Director Regional del Servicio Agrícola y Ganadero de la Región Metropolitana.

A partir del monitoreo, se han obtenido 1.550 registros, los que dan cuenta de 2.027km lineales recorridos por el puma desde la Precordillera Andina hasta la Cordillera de la Costa y sus estribaciones, señal que habla de la salud que aún se mantiene en las montañas y corredores biológicos de éstas. Parece preferir transitar por las partes altas de cordones montañosos, evitando grandes centros urbanos y sectores de cultivos intensivos, desplazándose a un promedio de 1.225 metros de altitud. Puede recorrer en promedio 5 kilómetros diarios. Suele desplazarse de noche o madrugada y de forma continua por tres a cinco días, para luego mantenerse en un sitio (seguramente alimentándose) por dos a tres días más. En sus desplazamientos, se logró detectar que cruza carreteras de madrugada, y en el mismo período murieron atropellados dos pumas en la misma área de movimiento del puma con collar. Por lo tanto, este monitoreo entrega información relevante para conocer más sobre nuestra fauna nativa y así poder conservarla con estrategias certeras.

Con los resultados obtenidos a la fecha con el radio collar, se tiene un buen registro de los principales patrones conductales, por lo que se procederá a liberar al puma de su collar, cuyo desprendimiento será de forma remota y segura para su recuperación. En los próximos meses el equipo GEF Montaña se dedicará a analizar la información obtenida, para poder hacer un diagnósitco detallado del comportamiento del puma. Por lo pronto, se puede establecer que, al transitar a la edad adulta, este puma se encuentra en una etapa en la cual debe buscar un territorio para establecerse. Esto puede explicar la gran extensión de kilómetros recorridos por él durante este año en que fue monitoreado. Se podría esperar que una vez establezca su territorio hogar, disminuya la extensión de su desplazamiento.

“Es por esto que, con la utilización de collares satelitales, buscamos comprender la respuesta conductual que está desarrollando el puma ante un territorio ecológicamente fragmentado, que se está degradando a una alta tasa por factores como la sequía”, afirma Petra Wallem, encargada de la expresión regional del SIMBIO de la Región Metropolitana, del Proyecto GEF Montaña. Con este tipo de herramientas que no son dañinas y se liberan una vez terminado el seguimiento, se permite un estudio más profundo de estos felinos, además de generar un trabajo conjunto con diversos actores de la sociedad. Información clave obtenida son sus cruces a carreteras suburbanas, los que indican que si bien el puma se desplaza por los cordones montañosos, deben hacerlo en un territorio que representa un alto riesgo para ellos. Por tanto, no solo basta con conocer y entender el comportamiento de los pumas a través de estudios como éste, sino también crear conciencia acerca de la importancia de proteger la vegetación como el matorral y los bosques de los valles y montes, que se encuentran habitados por fauna silvestre, protectores de la salud de nuestros ecosistemas, que nos proveen de bienes y servicios. Además, el monitoreo realizado permite al Ministerio Medio Ambiente levantar una propuesta de sitios convenientes de la infraestructura vial para la protección de la fauna silvestre en las principales autopistas y rutas rurales, mediante pasos de fauna o zonas de reducción de velocidad.